Sistema linfático

El sistema linfático es la estructura que soporta la linfa. Está compuesto por órganos, ganglios linfáticos, conductores y vasos linfáticos.

¿Qué es la linfa?

Es un líquido transparente que recorre los vasos linfáticos. Es muy rico en proteínas y sus funciones principales son el drenaje del líquido intersticial, transporte de grasas y respuesta inmunitaria.

El transporte de la linfa se inicia en los capilares linfáticos, unos finos vasos que se comunican con las células. Al adentrarse a mayor profundidad, los capilares se hacen más grandes y pasan a llamarse vasos linfáticos.

¿Qué son los vasos linfáticos?

Los vasos linfáticos son los conductos a través de los que circula la linfa. El transporte se produce a través de diferentes órganos como la médula ósea, los ganglios y el bazo, inmersos en la tarea de producción y almacenamiento de células del sistema inmune.

¿Qué son los ganglios linfáticos?

Son nódulos muy pequeños que se encuentran en el cuello, las ingles, las axilas, el tórax y el abdomen.

Se encargan de producir células inmunitarias para combatir las infecciones que atacan al organismo.

Funciones del sistema linfático

Entre las funciones más importantes del sistema linfático, se encuentran la de drenar el líquido intersticial y devolverlo a la sangre, proteger y eliminar sustancias extrañas mediante la respuesta inmunitaria y transportar las grasas procedentes de los alimentos hacia la sangre.

Sin embargo, no toda la grasa es eliminada. A veces, queda almacenada en zonas del cuerpo más predispuestas para ello o retenida en forma de líquidos.

Sin embargo, estas grasas pueden movilizarse aumentando la circulación linfática, con, por ejemplo, masajes con movimientos suaves y repetitivos en las zonas afectadas.

El drenaje linfático

Es la técnica indicada para movilizar la linfa y eliminar las toxinas, líquidos retenidos y grasas. El drenaje linfático lo que hace es eliminar el líquido retenido, pero no la grasa. Esta debe ser primero disuelta para poder ser transportada para su eliminación.

Por ello, el drenaje linfático es una terapia que debe ser combinada con tratamientos que permitan disolver la grasa.

El drenaje linfático no sólo se utiliza en medicina estética, ya que también tiene aplicaciones médicas y terapéuticas en pacientes con lesiones.

A algunas personas, con enfermedades graves u otras patologías, no se les deben aplicar drenajes linfáticos. Es recomendable consultar antes con un médico.

Relacionados