Presoterapia

¿Qué es la presoterapia?

La presoterapia es una técnica que utiliza la presión sobre ciertas zonas del cuerpo para potenciar el drenaje linfático. Este drenaje consigue romper las cúmulos de grasa localizada, favoreciendo la circulación sanguínea y linfática, lo que permite al cuerpo eliminar toxinas y grasas. Los efectos más evidentes son la mejora de la textura y la tensión de la piel.

¿Cómo funciona la presoterapia?

La presoterapia utiliza un traje especial compuesto por varias partes que se van acoplando al cuerpo. Este traje tiene cámaras de aire que, tras su inflado, presionan las zonas del cuerpo que se quieren tratar.

Con el traje se puede regular la presión, la frecuencia y el tiempo de presión en cada zona, pudiendo personalizar el tratamiento en función de los objetivos de cada persona.

Cuando se quiere movilizar el sistema linfático, la presión del traje empieza en el abdomen y va hacia los pies. Pero cuando se quiere estimular el sistema circulatorio, se inicia la presión desde los pies hacia el abdomen.

Beneficios de la presoterapia

Es una técnica que puede utilizarse en casos médicos y estéticos. Está indicada para personas que quieran actuar contra la celulitis o la grasa localizada. Las zonas más trabajadas de forma habitual son el abdomen, los brazos, los glúteos, los muslos y los tobillos.

También se utiliza para mejorar la retención de líquidos, los edemas y la obesidad. Es muy interesante su en situaciones post-operatorias en las que existen retención de líquidos, como en la liposucción y en la mastectomía.

Evidentemente, no es una técnica milagrosa, por lo que por sí misma no arroja resultados. Es posible ver los primeros efectos tras la cuarta sesión, pero para ello debe seguirse una dieta equilibrada, hacer ejercicio físico y tomar agua abundante.

Se trata de una técnica muy relajante e indolora. Podemos enumerar sus beneficios en los siguientes:

  • Combate la celulitis: al activar el movimiento del sistema circulatorio, aumenta el oxígeno en sangre, mejora la nutrición de los tejidos y se produce la regeneración celular.
  • Elimina toxinas: a través del sistema linfático, se transporte junto a la linfa todas aquellas sustancias que son residuos de las células.
  • Reduce la presión arterial: al activar la circulación sanguínea, también mejora la presión arterial. Aunque esta mejora por sí sola no es suficiente en casos más graves.
  • Relaja y reduce el estrés: la técnica de la presoterapia reduce la inflamación y estimula los puntos nerviosos motores, lo que produce sensación de bienestar y reduce el estrés.
  • Elimina edemas: el drenaje producido por la presoterapia puede ayudar al organismo a absorber el líquido producido por una lesión o intervención quirúrgica.

Debe evitarse la presoterapia en mujeres embarazadas, pacientes oncológicos, personas con enfermedades cardíacas, si hay riesgo de trombosis o si existe dolor.

Relacionados