Ondas de choque

Las Ondas de Choque (ESWT) son ultrasonidos de alta potencia producidos por una máquina especializada.

Las ondas son transmitidas mediante un cabezal y conducidas a la piel a través de un gel específico.

Las ondas de choque son muy utilizadas en diferentes disciplinas, desde urología a fisioterapia y, recientemente, en estética.

Antes de llegar al mundo de la estética, las ondas de choque se han utilizado como tratamiento para patologías y dolencias del aparato locomotor.

En función del nivel de profundidad que alcanzan, las ondas de choque pueden ser focales o radiales. Dependiendo del resultado deseado, se utilizará una o combinación de ambas:

  • Ondas de choque focales: las focales actúan sobre un único punto de acción y a nivel celular. En este caso existe baja dispersión de la energía y escoger la profundidad de acción.
  • Ondas de choque radiales: las radiales sólo actúan hasta 40 mm de profundidad. Están indicadas para aplicar en el tejido blando.

Uso de las ondas de choque

Mediante este método se pueden resolver dolencias que, hasta entonces, sólo se podían tratar mediante cirugía. Principalmente, están indicadas para calcificaciones y procesos inflamatorios crónicos articulares.

Los choques o impactos sobre el organismo provocan efectos generales analgésicos a baja energía, metabólicos a mediana energía y de cavitación a alta energía.

Estas características ayudan a combatir la tendinitis, a reducir dolencias musculares y articulares, tratar contracturas y combatir las varices.

Ondas de choque en estética

En el ámbito de la medicina estética, las ondas de choque destacan por la producción de colágeno y elastina en las células de la piel, así como por activar la circulación gracias a los impactos sobre las células adiposas.

Habitualmente, el tratamiento con ondas de choque suele realizarse en las piernas, muslos, brazos y glúteos. Está indicado para personas con celulitis que presentan grasa localizada.

Puede utilizarse para eliminar cicatrices, estrías y marcas de la piel. Así como combatir la flacidez y mejorar el tono muscular. También ha demostrado ser eficaz a la hora de eliminar grasa localizada y persistente, gracias a su efecto de modelado corporal.

Además, se utiliza para potenciar la circulación sanguínea y linfática, lo que ayuda a eliminar toxinas y líquidos para reducir el volumen.

Contraindicaciones

No debe utilizarse en mujeres embarazadas, niños, personas con tumores o marcapasos y si existen infecciones en la zona a tratar o problemas de coagulación.