Nanoencapsulado

La nanotecnología se encarga de crear estructuras encapsuladas que cuentan con dimensiones de entre 1 y 100 nanómetros. 

La reducción de diferentes materiales a este tamaño ha supuesto un gran avance en diferentes sectores como el de la cosmética, pero también en medicina y alimentación, entre otros.

Los principios activos o los fármacos son introducidos en una nanocápsula, rodeada por una membrana polimérica que los libera para actuar sobre las células objetivo

Los principales materiales que se utilizan para la encapsulación, son:

  • Biopolímeros de origen vegetal, animal o bacteriano
  • Ceras y grasas de origen animal y vegetal
  • Tensioactivos
  • Polímeros sintéticos

Ventajas de la nanoencapsulación

Esta membrana permite preservar y mejorar la introducción de activos en la piel, al añadir mayor estabilidad y protección, así como actuar de forma específica y personalizada, al permitir una liberación controlada a distintos niveles.

La estabilidad de la molécula se rige por parámetros como la temperatura de almacenamiento, el agua, la concentración de oxígeno, la permeabilidad, la calidad de los ingredientes, etc.

La nanotecnología es relativamente reciente, ya que comenzó a utilizarse en el año 2011, lo que arroja un futuro prometedor para el sector cosmético.

Actualmente, ya se emplea en todo tipo de productos cosméticos, como sérums limpiadores, tratamientos faciales, maquillajes y principios activos.

Aplicaciones de la nanotecnología

Además de la cosmética, los nanoencapsulados se utilizan en:

  • Sistemas de administración de medicamentos dirigidos que liberan el medicamento en un lugar específico.
  • Sistemas de administración de fármacos con liberación controlada.
  • Perfumes.
  • Alimentación: aditivos y mejoras. Mediante la nanotecnología se pueden enmascarar olores y sabores.
  • Extensión de la vida útil de vitaminas para uso habitual.

Contraindicaciones de la nanotecnología

Los nanoencapsulados no son partículas orgánicas. Son creados en laboratorios, por lo que la piel no está preparada para actuar como barrera. Esto, que podría ser un inconveniente, es precisamente lo que la hace una tecnología tan potente.

Sin embargo, también puede provocar efectos indeseados en caso de absorción. Según los expertos, la normativa existente tiene en cuenta todas estas posibilidades, por lo que los cosméticos creados con nanotecnología pueden considerarse seguros.

Otros sistemas de encapsulación

La encapsulación de activos mediante micropartículas, liposomas, nanopartículas y ciclodextrinas, se ha aprovechado para formular productos naturales de forma más eficiente y segura.

  • Micropartículas: desarrolladas en la década de 1980, permiten la liberación controlada y prolongada de principios activos. Son partículas rodeadas por polímeros. Son similares a los nanoencapsulados, sólo difieren en el tamaño, que está entre 1 y 1000 micrómetros.
  • Liposomas: fueron de los primeros sistemas encapsulados utilizados para la dosificación de activos naturales. Presentan particularidades únicas como administradores de productos naturales y realizan una liberación lenta de los activos.
  • Nanopartículas poliméricas: se trata de partículas sólidas con un tamaño de entre 1 a 600 nanómetros. Gracias a su pequeño tamaño, pueden interactuar con otros sistemas como células, virus o bacterias. La pared polimérica protege a los activos de factores ambientales y del entorno biológico.
  • Nanopartículas sólidas lipídicas: tienen un tamaño menor de 500 nanómetros. Sus principales ventajas son que permiten controlar la liberación del activo, no presentan toxicidad y tienen gran capacidad de carga de moléculas con actividad biológica.