Qué es la dermoabrasión

La microdermoabrasión es un tratamiento estético que consiste en exfoliar la piel con el objetivo de obtener una piel más joven, luminosa, suave y limpia.

Para llevar a cabo la microdermoabrasión se emplea una especie de bolígrafo con una lija de diamante en la punta, que además va aspirando impurezas de la piel.

El movimiento del bolígrafo debe realizarse de forma suave, ya que de lo contrario podría provocar irritación en la piel.

Para qué sirve la microdermoabrasión

Se trata de una técnica indicada para eliminar manchas en la piel y eliminar puntos negros, así como las marcas o cicatrices del acné y la hiperpigmentación facial. Consigue mejorar la apariencia de la piel, con un tono más uniforme y un tacto más suave.

Esto lo consigue potenciando la producción de colágeno y elastina, eliminado las células muertas de la piel a través de un peeling suave.

Cómo funciona la microdermoabrasión

Para ello, se utilizan microcristales, que producen la exfoliación en las capas superficiales de la piel. De esta forma, se eliminan las células muertas e impurezas, aminorando las arrugas, cicatrices y cualquier otra marca en la piel

Al tratarse de una exfoliación suave, es un tratamiento apto para casi todas las pieles, normalmente en el rostro, aunque también viable en otras zonas como el escote, el cuello la espalda y las manos. Las zonas más habituales son aquellas más visibles.

La sesión de microdermoabrasión es bastante corta, no superando los 45 minutos. El número de sesiones necesarias varía en función de cada persona y del tipo de piel. No tienes efectos secundarios ni produce dolor.

Como con otras técnicas, se consiguen resultados mayores combinando con otros tratamientos, aunque esta situación debe ser recomendada por un especialista.

También se recomienda, para conseguir prolongar el efecto del tratamiento, el uso de hidratantes con vitamina C, E e incluso ácido hialurónico, para mantener la tensión de la piel, hidratar y evitar la aparición de nuevas manchas.

Diferencias entre microdermoabrasión y peeling

Aunque son dos técnicas de exfoliación, la microdermoabrasión se basa en el uso de un elemento que limpia las células muertas de la piel con un cristal de diamante.

Por el contrario, el peeling emplea sustancias químicas para remover estas impurezas. Este tratamiento puede tener más efectos secundarios y también requiere mayor cuidado posterior.