Liposucción

¿Qué es la liposucción?

Es una técnica quirúrgica para extraer grasa o tejido adiposo y se emplea en estética. La duración del tratamiento es de 1 a 3 horas, dependiendo la zona a tratar. 

Aunque no es la solución a la obesidad, tiene como objetivo tratar las zonas rebeldes, el remodelado corporal o la bajada de peso. 

Durante el procedimiento se usa una cánula o jeringa que se conecta a una máquina succionadora. 

Se puede combinar con láser o ultrasonidos para que ayuden a disolver la grasa y facilitar la extracción. Las zonas más demandadas suelen ser abdomen, nalgas, caderas, muslos. Pero también se realizan en brazos, rodillas, tobillos, cuello, papada o rostro.

Existen algunas variantes en la técnica. La extracción abundante de grasa para la pérdida de volumen, la extracción pequeña de ésta para una lipoescultura o lipotransferencia.

La lipotransferencia consiste en extraer grasa de una parte del cuerpo para infiltrarla en otras partes para ganar mayor volumen.

Origen de la liposucción

La liposucción apareció en el 1974 por el cirujano plástico Giorgio Fisher pero con una técnica que consistía en extirpar la grasa junto a la piel. En el 1977 Gerard Yves Illouz lo práctico con cánulas. 

Al principio se practicaba con anestesia general, pero después se anestesiaba de forma localizada o local-regional. También han variado las cánulas, la técnica de succionar o la anestesia.

Procedimiento de la liposucción

En primer lugar hay que hacer los análisis rudimentarios para verificar que el paciente está en buen estado de salud ya que es una cirugía compleja. 

El cirujano introduce la cánula en la zona a tratar e inyecta una solución formada por anestesia y solución salina. Este líquido ayudará a desprender la grasa de la piel para facilitar la extracción. Después se succiona este líquido mediante una cánula conectada a una máquina de aspiración.

En el tiempo de recuperación el paciente deberá guardar reposo unos días y no podrá realizar esfuerzos físicos. Deberá protegerse la zona con una faja, vestir ropa adecuada y seguir unas pautas por su médico.

Posibles complicaciones

Existen algunas complicaciones como toda operación. En la liposucción las más frecuentes son: hemorragias, trombosis venosa, embolismo graso, edema pulmonar o infarto cardíaco. 

En las zonas intervenidas pueden aparecer irregularidades, asimetrías, depresiones en la piel, equimosis, etc. Las estadísticas recogen que hay algunos casos de mortalidad dentro de esta práctica.

Liposucción sin cirugía ni dolor

En ocasiones se pueden obtener resultados similares a la liposucción con la cavitación.

Esta tecnología consiste en la aplicación de ultrasonidos de alta energía, que logran liberar la grasa al espacio intersticial, descomponiendo parcialmente los triglicéridos en ácidos grasos y glicerol, siendo eliminados posteriormente de forma natural.

Nuestro equipo Cavitacell elimina la grasa rebelde de forma indolora y sin efectos secundarios. Su tecnología de última generación funciona mediante ultrasonidos de baja frecuencia y alta energía con ondas de choque de baja energía ESWT.