¿Qué son los lípidos?

Los lípidos son una sustancia orgánica insoluble en agua, clave en el funcionamiento del metabolismo, y compuesta por hidrógeno y carbono. 

En el sector de la estética, los lípidos son importantes porque forman parte del proceso de lipólisis, en el que las grasas son transformadas y eliminadas de forma orgánica.

Funciones de los lípidos

Fuente de energía

Funcionan como fuente de energía y, quizá por ello, a veces se suelen confundir como sinónimo de las grasas.

Sin embargo, las grasas son triglicéridos, que son un subgrupo de los lípidos, al igual que las ceras, los fosfolípidos, los esteroles, los esfingolípidos, terpenos y los eicosanoides.

Cuando ingerimos una cantidad de grasas superior de la que nuestro cuerpo necesita, los lípidos se acumulan en el tejido adiposo y se convierten en una fuente extra de energía para, por ejemplo, protección ante temperaturas extremas o como recurso adicional en ciertas actividades. 

Transporte

Algunos lípidos trabajan junto con los ácidos biliares y las lipoproteínas para ayudar a transportar otros compuestos por el organismo.

Regulador térmico

También funcionan como barrera natural para regular la temperatura del cuerpo. La grasa evita que el cuerpo pierda el calor.

Comunicación

Algunos lípidos también funcionan como comunicadores al entrar en contacto con la sangre.

Esto sirve, por ejemplo, para que los ácidos grasos ayuden en el desarrollo de los embriones durante el embarazo.

Tipos de lípidos

Los triglicéridos son el tipo de lípido más común, tanto en nuestro organismo como en los alimentos. 

Colesterol

El colesterol es un lípido que se encuentra en las células y el torrente sanguíneo. Como no es soluble, para ser transportado por el cuerpo lo hace unido a proteínas y grasas.

Trabaja en la estabilidad de las membranas celulares y es precursor de moléculas como la de la vitamina D, hormonas sexuales y ácidos biliares.

Existe un colesterol producido por el cuerpo y otro que ingerimos a través de los alimentos. En estos, se encuentra únicamente en productos de origen animal, como es la carne, la nata o la mantequilla.

Fosfolípidos

Son lípidos que contienen ácido fosfórico. Están compuestos por moléculas que atraen y repelen el agua. 

Su función más destacada es la formación de las membranas celulares. Hay diversos tipos de fosfolípidos, sobre todo en el cerebro.

Los más importantes son la fosfatidilcolina, las esfingomielinas y las cardiolipinas.

En la dieta normal de una persona no hay demasiados fosfolípidos, pero el cuerpo es capaz por sí mismo de generar todos los que necesita.

Glicolípidos

Estos lípidos son moléculas grasas cuya característica principal es que contienen un monosacárido u oligosacárido (azúcar). 

Desempeñan importantes funciones en las interacciones de reconocimiento entre células y en el desarrollo del sistema inmune del cuerpo.

Triglicéridos

Están compuestos por una molécula de glicerol, tres moléculas de ácidos grasos y alcohol soluble.

Están presentes en el cuerpo y en los alimentos. Son muy importantes en la tarea de almacenar energía. Un exceso de triglicéridos puede suponer un problema de salud.

Son el resultado del mecanismo de acumulación de energía. Están compuestos por tres cadenas de ácidos grasos y una molécula de glicerol. Es una forma muy estable de acumular energía, que se acumula en el interior de los adipocitos.

¿De dónde obtenemos?

Los triglicéridos son el tipo de grasa más común en el cuerpo. Proceden de alimentos vegetales, aceites y grasas. El cuerpo los almacena cuando no son consumidos de forma inmediata.

Normalmente, obtenemos los triglicéridos de los ácidos grasos de los alimentos. Son transportados por las lipoproteínas a través de la sangre.

Un nivel alto de triglicéridos en el cuerpo puede desembocar en graves problemas de salud, ya que bloquean las arterias, con el consecuente riesgo cardiovascular, y pueden provocar inflamación del páncreas.

Esteroides

Es un lípido formado por hormonas, como la testosterona y los estrógenos, junto con el colesterol.

Realizan tareas de regulación y activación.

Lípidos en los alimentos

Los lípidos son utilizados en la industrias cosmética, alimentaria y en nanotecnología

Además de ser parte del organismo, los lípidos se encuentran en los alimentos. Hay tres tipos de lípidos en los alimentos, cada uno de los cuales tiene diferentes funciones y otras comunes.

Son las grasas y aceites, los fosfolípidos y el colesterol. Su consumo tiene diversos beneficios, como el aumento de la reserva calórica y la movilización de las grasas saturadas. Según la OMS, regula el colesterol y previene posibles enfermedades cardiovasculares.