Lifting

¿Qués es el lifting?

El lifting es un tipo de tratamiento quirúrgico que consiste en corregir la posición de la piel que se ha descolgado con el paso del tiempo.

El término médico para referirse al lifting es ritidectomía y proviene del griego. Su significado es corte de arrugas.

Las zonas del cuerpo donde más habitualmente se realiza este procedimiento son la frente y el cuello. Es habitual en mujeres de más de 50 años, en las que la flacidez de la piel del rostro es evidente.

Se trata de una intervención compleja que requiere sedación y anestesia local. Sin embargo, no tiene efectos secundarios y los resultados son muy naturales. Antes es necesario realizar un estudio para determinar la idoneidad del procedimiento.

Cómo se hace el lifting

En el quirófano, el cirujano necesita realizar una incisión en la línea del cuero cabelludo (para que no se vea la cicatriz) para poder trabajar, retirando el tejido en exceso y tensar la musculatura de la cara. 

Las zonas de trabajo más frecuentes son la cara y el cuello, de los pómulos a las orejas y la frente y el entrecejo.

Esta intervención requiere una noche de hospitalización. Normalmente, se instala un sistema de drenaje para evitar la acumulación de sangre.

Los siguientes días, la piel suele estar inflamada y pueden notarse ciertos dolores. El drenaje se retira al día siguiente de la operación y los vendajes en función de la evolución de cada paciente.

Unas tres semanas después puede realizarse vida normal, sin marcas ni inflamación en la zona tratada.

Efecto lifting

Se denomina efecto lifting a los tratamientos no invasivos que permiten retirar el exceso de piel y tensar los músculos, para mejorar su apariencia, eliminando arrugas y líneas de expresión. También se le llama lifting sin cirugía.

Algunas técnicas que provocan este efecto lifting son los ultrasonidos, la radiofrecuencia y el láser

El equipo de radiofrecuencia Revicell Pro es capaz, gracias su tecnología 3DLayer RF, de garantizar un efecto lifting sin dolor. La radiofrecuencia estimula el colágeno y elastina, disminuyendo la flacidez de la piel. 

Otra opción con efecto lifting es la electroporación, ya que con una formulación ultra concentrada es capaz de llegar a las capas más profundas de la piel.

Pueden utilizarse también hilos tensores, bótox y rellenos faciales como el ácido hialurónico, que tiene efecto volumen, y otros que estimulan la producción de colágeno.

Estos tratamientos no invasivos deben repetirse varias veces al año, ya que su efecto no es tan duradero. No obstante, el precio es mucho menor.