Glicerina

¿Qué es la glicerina?

Casi todos los productos de belleza tienen a la glicerina como ingrediente común, debido a sus propiedades humectantes y protectoras de la piel.

Según la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU), se trata del ingrediente más utilizado en cosmética después del agua.

La glicerina es un líquido casi transparente, inodoro, de sabor dulce y viscoso que se obtiene mediante hidrólisis, separando el alcohol de azúcar de la grasa y destilándola. 

Se encuentra tanto en grasas animales como vegetales (en plantas como la soja, el coco, la linaza, la palma y la colza) y también en todos los tipos de aceite natural. Incluso nuestra propia piel contiene glicerina. Por ello, se trata de un producto fácilmente asimilable por el cuerpo.

También puede encontrarse con el nombre de glicerol o etiquetado como E-422. Existe la glicerina sintética, que procede del petróleo.

Descubrimiento de la glicerina

Este ingrediente fue descubierto en el año 1741 por el químico francés Claude Joseph Geoffroy.

Casi 40 años más tarde, en 1779, el también químico Carl Wilhelm Scheele aisló el compuesto, por primera vez y estableció que los aceites naturales y las grasas contienen glicerina.

Propiedades de la glicerina

En estética, la glicerina se utiliza diariamente gracias a sus características nutritivas, revitalizantes, hidratantes y exfoliantes. 

La glicerina tiene las siguientes propiedades: 

  • Es humectante: la glicerina absorbe y conserva la humedad. Esto ayuda a hidratar la piel y facilita la penetración de la crema en la piel. Es una gran solución para personas con la piel seca o sensible.
  • Es hidrosoluble: significa que puede disolverse en el agua sin perder pureza. Funciona también para absorber agua en forma de vapor, por lo que es apta para combatir la humedad del cabello.
  • Es insípida: esta propiedad la hace idónea para su utilización en la industria alimentaria.
  • Es emoliente: la glicerina también tiene la capacidad de ablandar. Por ello es tan común su uso en dermatología para aportar suavidad.
  • Antienvejecimiento: es especialmente eficaz para combatir las arrugas de expresión, la flacidez de la piel y las ojeras porque mejora la elasticidad.
  • Sanadora: acelera la curación de heridas y alivia las quemaduras del sol.

¿Para qué se usa la glicerina?

La glicerina es, sobre todo, conocida por utilizarse para realizar jabón, lo que aporta suavidad a la piel. Sin embargo, está también presente en productos cosméticos, farmacéuticos y en alimentos. 

La glicerina no debe emplearse de forma pura sobre la piel, ya que genera sequedad. Antes de usarla sobre la piel debe mezclarse con agua o con otros ingredientes.

Aporta múltiples beneficios para la piel. Mantiene el equilibrio de humedad, aumenta la elasticidad, la hace parecer más joven al retener el agua y tiene efecto calmante.

Además, en ocasiones se utiliza para acelerar la curación de heridas y tratar patologías de la piel, como la dermatitis.

En Sisneo recomendamos su uso en la aplicación de los tratamientos de radiofrecuencia como Revicell Pro, para facilitar el deslizamiento del manípulo.

Está presente, como ingrediente, en el 52% de los cosméticos comercializados.

  • En el 95% de los hidratantes de ducha
  • En el 94% de cremas antienvejecimiento para los ojos y el contorno de los ojos
  • En el 94% de las cremas antiedad nocturnas
  • En el 93% de cremas de afeitar
  • Y en el 93% de cremas hidratantes 

La glicerina también puede utilizarse para evitar la sequedad y la humedad del cabello. Estimula el crecimiento del pelo, fortalece las raíces y previene la caspa.