Flacidez

¿Qué es la flacidez?

La flacidez es un proceso natural de la piel producido por la pérdida de colágeno y elastina, que son los elementos orgánicos que proporcionan elasticidad, sostén y firmeza a la dermis.

La pérdida de elasticidad suele darse, especialmente, en los glúteos, muslos, brazos y parte interna de las piernas.

Con la edad se van perdiendo propiedades, masa muscular y la capacidad de generar colágeno y elastina. Por ello, a veces vemos la piel suelta y, en las personas mayores es habitual verla colgando. No obstante, no sólo la edad provoca la flacidez, ya que personas jóvenes también pueden sufrirla.

Causas de la flacidez

La flacidez puede ser cutánea, muscular o mixta, que es la más común y combina las dos anteriores. Las causas más comunes de la flacidez son:

  • Cambios hormonales: las mujeres son quienes más sufren estos cambios, sobre todo en la menopausia y el embarazo.
  • Mala alimentación: la alimentación pobre en proteínas no protege la masa muscular, por lo que se va perdiendo el sostén de la piel. Es conveniente introducir en la dieta alimentos antioxidantes. El alcohol también influye.
  • Falta de ejercicio: la vida sedentaria participa en gran medida en la flacidez de la piel, ya que hace que los músculos pierdan volumen. No obstante, puede combatirse fácilmente siendo una persona más activa.
  • Exposición al sol: la radiación solar daña la piel y la hace más débil. Es importante no exponerse en exceso y utilizar protector solar.
  • Pérdida de peso: perder mucho peso en poco tiempo impide que los tejidos de la piel se adapten a la nueva figura, por lo que se muestra flácida y colgante.

Cómo combatir la flacidez

La flacidez no puede combatirse únicamente con tratamientos estéticos. Se deben incorporar también ciertos cambios en los hábitos diarios de vida, como es la alimentación y algo de ejercicio físico.

En cuanto a la aparatología, los tratamientos médicos o quirúrgicos que se han mostrado efectivos para luchar contra la flacidez tratan de favorecer o potenciar la creación de elastina y colágeno, son:

  • La radiofrecuencia, como el equipo Revicell Pro, estimula la creación de elastina y colágeno, lo que mejora la circulación en la piel y estira la piel.
  • Mesoterapia inyectada. Sirve para mejorar el aspecto sin arrugas del cuello y el escote.
  • Hilos tensores. Se trata de un tratamiento de tensado cutáneo que consiste en la aplicación temporal o permanente de unos finos hilos en forma de red, mediante incisiones en la piel.

El uso de cremas reafirmantes puede ayudar, siempre y cuando se combine con otros tratamientos y cambios en los hábitos alimenticios y físicos.