Fibroblastos

¿Qué son los fibroblastos?

Los fibroblastos son las células más comunes del tejido conectivo, alojadas en la piel, los tendones y otros tejidos.

El tejido conectivo está encargado de algunas funciones de relleno, sujeción, elasticidad y protección.

La función de los fibroblastos es segregar proteínas de colágeno para mantener la estructura de muchos tejidos. También participan en la cicatrización de las heridas.

Con el paso de los años, al igual que otras células, los fibroblastos van perdiendo capacidades, en este caso de producir colágeno y otras sustancias. Esto supone cambios en la textura, la luminosidad y el tono de la piel, lo que acentúa los signos del envejecimiento.

Está demostrado que a partir de los 40 años, el cuerpo pierde aproximadamente un 1% de colágeno por año.

Estimulación fibroblástica

Visto el funcionamiento de los fibroblastos, la estimulación de estos ayuda a acelerar la curación de heridas y cicatrices, al mismo tiempo que mejora la estructura de la piel.

La estimulación de los fibroblastos se genera mediante el aumento en la producción del colágeno y la elastina.

En estética, el tratamiento con o sobre los fibroblastos, permite rejuvenecer la piel al potenciar su regeneración. 

Sin embargo, puesto que para estimular los fibroblastos es necesario penetrar hasta la dermis, se trata de una acción compleja, ya que muchos activos que podrían actuar, tienen pesos moleculares superiores a lo que permite la piel.

Ante estos condicionantes, pocos tratamientos se muestran efectivos para actuar en los fibroblastos

Algunos profesionales hablan de la oxigenoterapia o el dermalifting como posibles opciones, pero la realidad es que únicamente la electroporación es capaz de penetrar hasta la dermis con activos sumamente concentrados.