Estrías

¿Qué son las estrías?

Las estrías son marcas, en forma de líneas largas y finas, que aparecen cuando la piel se estira mucho en poco tiempo, lo que provoca la rotura de las fibras elásticas.

Estas situaciones pueden darse por ganar peso, embarazo y en la adolescencia al crecer.

Al igual que las arrugas, las estrías suponen una rotura del colágeno en la matriz dérmica. Esto sucede cuando el tejido experimenta una expansión o dilatación del tejido.

Las estrías suelen ser de color rojizo (fase inflamatoria). Cuando se ven blancas (fase cicatricial), significa que ya no hay riego sanguíneo.

Aunque hay quien piensa que las estrías sólo afectan a las mujeres, lo cierto es que los hombres también tienen. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluso en la cara, aunque es más frecuente en las zonas donde suele almacenarse grasa, como el pecho, los brazos, los muslos, el abdomen y el trasero.

Tratamientos frente a las estrías

Lo cierto es que no hay evidencias de que las estrías pueden prevenirse o eliminarse con tratamientos manuales o cosméticos. A pesar de la multitud de productos que se venden con este fín, ninguno cuenta con evidencia científica.

No sirve sólo con hidratar la piel, aunque los productos destinados a este fin sí que conseguirán que se vea más hidratada y, por tanto, lisa y suave, pero no tienen la capacidad de impedir la rotura del colágeno. 

Para ello hay que recurrir a ingredientes que favorezcan el estímulo de la actividad fibroblástica. Pero debe realizarse un estudio de la estría y sus características.

Para prevenir la aparición de las estrías se debe insistir en la mejora de la estructura cutánea, que permita a la piel soportar el estiramiento cuando se produzca un crecimiento del volumen de los tejidos adyacentes.

Cuando las estrías están en la fase inflamatoria, cuando tienen un color rojizo o morado, el tratamiento indicado debe activar la formación de colágeno y elastina, así como activar la regeneración de tejidos. Este tratamiento sólo tendrá efecto si la persona alcanza nuevamente su peso y volumen habitual.

Por tanto, los principios activos que favorecen estas acciones son:

  • Ácido hialurónico
  • Extractos de placenta
  • Vitaminas A, B, C, D y E
  • Hidrolizado de colágeno y elastina
  • Asiaticósidos. Principio activo presente en la centella asiática, con propiedades estimulantes y antiinflamatorias.
  • Lisados proteicos y nucleicos

Todos estos activos deben ser aplicados mediante un suave y prolongado masaje, que permita incrementar la circulación de la zona.

En la siguiente fase, en la cicatricial, que es cuando la estría ya está totalmente formada, es muy difícil reconstruir el tejido con productos cosméticos. 

Aparatología contra las estrías

Por tanto, será necesario el uso de aparatología o tratamientos médicos invasivos y muy caros. 

La radiofrecuencia y los tratamientos con láser suelen mostrarse efectivos. La dermoabrasión y el peeling químico no eliminan la estría, pero mejoran su aspecto.

Es también efectivo contra la celulitis el producto 3D Sculptor para uso con electroporación. Está indicado para reducir la grasa, modelar el tejido, drenar y reducir la celulitis.

Alimentación contra las estrías

La alimentación sí que ayuda. Las vitaminas A,C, D y el zinc pueden prevenir la aparición de marcas en la piel. La vitamina A, además, puede ayudar a que no aparezcan estrías gracias a que una de sus funciones es la de estirar la piel.

Por otro lado, deben evitarse bebidas como las alcohólicas, las que contienen cafeína, teína y los refrescos. Todas ellas favorecen la aparición de estrías. 

Las estrías suelen desaparecer con el paso del tiempo y ningún tratamiento conseguirá un efecto tal como el tiempo. Suele ser un proceso largo y a veces sólo se suavizan.

El deporte ayuda a incrementar la circulación sanguínea, lo que ayuda en la prevención. Y debe evitarse la exposición solar y el baño en piscinas, puesto que la radiación ultravioleta y el color secan la piel.