Dalton

¿Qué son los Dalton?

Los Dalton son una unidad usada en química para expresar la masa de elementos a escala atómica.

Ley de los 500 Dalton

Los principios activos utilizados en dermatología y cosmética se miden en Dalton. Cuando son pequeños se miden en Da (dalton) y cuando son mayores se miden en kDa (kilo daltons) o incluso MDA (mega daltons).

De esta forma, según la Ley de los 500 Dalton, sólo pueden penetrar la piel aquellas partículas que no superen los 500 Dalton.

Esto es importante, porque la eficacia de un cosmético o de los principios activos que lo componen, va a estar directamente relacionada con su capacidad de traspasar para alcanzar su célula objetivo. Cuanto mayor sea la facilidad para atravesar la piel, más efectividad.

Sin embargo, la piel humana tiene unas propiedades únicas, que actúan como barrera e impiden entrar en el cuerpo agentes externos. Por este motivo, casi todos los productos de uso tópico se quedan en la epidermis.

La capa exterior de la piel es muy fina, pero sirve para protegernos. No obstante, la absorción de partículas no depende únicamente de la penetración, sino también de otras variables como el metabolismo cutáneo.

Así mismo, por su naturaleza hidrófoba, el estrato córneo permitirá la entrada de moléculas solubles en lípidos, mientras que resultará más complicado para compuestos solubles en agua.

Estas moléculas solubles tienen una alternativa, que es entrar a través de las aperturas de las glándulas sudoríparas y los folículos pilosos. Sin embargo, esa apertura no llega al 0,1% de la superficie total de la piel, por lo que es poco significativa.

Las moléculas pequeñas pueden superar la barrera transdérmica y superar el estrato córneo. Aquellas moléculas cuyo peso molecular es mayor a 500 Dalton no pueden atravesar el estrato córneo.

¿Qué activos penetran en la piel?

Ante estas condiciones, podríamos pensar que resulta imposible superar la barrera de la piel. 

Sin embargo, algunos activos, sobre todo los de base oleica pueden entrar en las primeras capas de la piel, ya que el sellado de la epidermis es oleosa por lo tanto es permeable a aceites, esto permite que algunas sustancias incluso algo grandes puedan llegar a la epidermis, pero una vez allí no pueden profundizar al ser oleosas.

La Ley de los 500 Dalton tiene efecto sobre formulaciones estándar, pero no aplica sobre encapsulados, que permiten mayor absorción y control para liberar los activos.

Pero, además, existen anclajes a moléculas magnéticas, a metales nobles, encapsulados flexibles que se adaptan a cualquier hueco, ionizados, etc.

Las opciones para superar la barrera de la piel y alcanzar cotas más profundas son cada vez mayores, por lo que cada vez podremos ver más y mejores efectos de los activos sobre la piel.

Por tanto, con encapsulados o mediante electroporación, es posible eludir la principal propiedad de la piel. Y, con ultrasonidos, podemos aumentar la cantidad y profundidad de los activos que van a entrar en la piel.