Bótox

¿Qué es el bótox?

El término botox, conocido en el sector de la estética como toxina botulínica, es una neurotoxina creada por la bacteria Clostridium botulinum. 

Como intoxicación o envenenamiento produce botulismo, afectando a los nervios del cuerpo con parálisis muscular, dificultad para respirar o incluso hasta la muerte. 

Está prohibida como arma química o biológica por las Convenciones de Ginebra y la Convención sobre Armas Químicas porque se considera extremadamente peligrosa.

La capacidad que posee la toxina botulínica para producir parálisis muscular por denervación química, se aprovecha para usarla como medicamento en el tratamiento de ciertas enfermedades neurológicas y como producto cosmético para tratamiento estético de las arrugas faciales.

Aplicación de botox en estética

La aplicación de la toxina botulínica en el sector de la estética surgió de casualidad en el 1987, cuando la doctora Jean Carruthers estaba tratando a una paciente afectada por blefaroespasmo. 

Después de infiltrar la toxina con una aguja extra fina en el músculo, se inhibe por relajación el movimiento muscular. Las arrugas desaparecen, pero tienen una duración temporal entre tres a seis meses.

Después se tiene que volver a repetir el procedimiento. Conlleva poco cuidado posterior y no hay contraindicación a la exposición del sol.

La marca más conocida es Botox, y está registrado por la empresa Allergan, Inc. de Irvine, California. Fue aprobada en el 2002 para el sector de la estética. Aunque existen otras marcas como Dysport, Lantox, Nabota, Siax, Xeomeen y Meditoxin (Medytox).

Efectos adversos para estética

Algunos efectos que puede producir el uso del bótox como tratamiento estético son:

  • Equimosis o ematomas, que se da en más del 10 % de los pacientes.
  • Poca duración del efecto (aproximadamente menos de dos meses).
  • Caída de cejas o párpados.
  • Asimetría en ambos lados de la cara
  • Dolores de cabeza o cuello (Poco frecuente).
  • Inflamación de los párpados o tejidos blandos en la zona de la aplicación de la toxina botulínica.
  • Problemas para hablar, tragar o respirar.

Existen otros sistemas de rejuvenecimiento facial y corporal menos invasivos e indoloros, como la radiofrecuencia y la electroporación transdérmica. 

La radiofrecuencia estimula el colágeno y la elastina, ayudando a reducir las arrugas. Y la electroporación es capaz de rellenar arrugas mediante la introducción de producto ultra concentrado.