Antioxidante

Las sustancias antioxidantes se utilizan para neutralizar a los radicales libres, que son producidos por las células en el proceso de oxidación.

No obstante, el cuerpo combate este proceso de forma natural, generando sustancias que son capaces de neutralizar la formación de los radicales libres y el estrés oxidativo.

A pesar de ello, hay factores que favorecen la acumulación de radicales libres, como la mala alimentación, la mala alimentación, el estrés o la pérdida de vitaminas.

Si la oxidación es mayor que la respuesta oxidativa, la piel comienza a mostrar los efectos de la edad. Esto conduce a la aparición de arrugas, manchas en la piel, pérdida de tono y elasticidad.

Además, según envejecemos, la producción de antioxidantes naturales se va reduciendo. Si añadimos los agentes externos, que también influyen en el envejecimiento de la piel, como la radiación ultravioleta, la contaminación, el tabaco o el estrés, a partir de cierto momento es recomendable utilizar un aporte externo que facilite la producción de colágeno en el cuerpo.

Los radicales libres

Los radicales libres son moléculas que se encargan de producir las células del organismo con electrones despareados.

Esta característica les hace reaccionar atacando moléculas estables para quedarse con sus electrones. Al hacerlo, estas moléculas estables se oxidan y se convierten en radicales libres, que reaccionan atacando a otras moléculas sanas.

En la dieta podemos incluir numerosos alimentos ricos en antioxidantes (frutas, vegetales, legumbres y cereales), como las vitaminas C y E, beta-carotenos, flavonoides, selenio, zinc y cobre.

Antioxidantes en cosmética

La mayor fuente de creación de radicales libres es la radiación solar. Por tanto, una de las pautas de cuidado clave es la protección ultravioleta y la prevención del envejecimiento prematuro

Debido a que la inflamación contribuye en la degradación del colágeno, la elastina y el ácido hialurónico, reducir la inflamación es otro enfoque para prevenir la formación de arrugas.

Para prevenir y retrasar el efecto de los radicales libres, podemos utilizar antioxidantes naturales en cosméticos, que se encargan de reducir al mínimo el estrés oxidativo.

Antioxidantes más importantes:

  • Vitamina E: es fotoprotectora. 
  • Resveratrol: ayuda en la reducción de la formación de tumores, es antioxidante y fotoprotectora. 
  • Retinol: regenera las propiedades de la piel. El peeling con retinol ayuda a mejorar la función barrera de la epidermis, estimula la producción de colágeno y frena la pérdida de agua. 
  • Vitamina C: reduce el fotoenvejecimiento, la formación de arrugas, mejora la síntesis de colágeno y la función barrera de la piel.
  • Vitamina B3 o niacinamida: mejora la elasticidad y la apariencia de la piel.

La mayoría de firmas cosméticos extraen estas sustancias antioxidantes de plantas y frutales. Solemos encontrar combinaciones de extractos de té verde, romero, albahaca, uva, arándanos, tomate, etc., que contienen polifenoles, flavonoides, estilbenos y carotenoides.

Los productos Skin Radiance y Mesolift de Mesoactives llevan un conjunto de antioxidantes muy potentes, que introducidos con electroporación transdérmica consiguen muy buenos resultados.

La combinación de estos antioxidantes, se ha demostrado eficaz ante el fotoenvejecimiento y el envejecimiento cutáneo. No obstante, la clave ahora es obtener formulaciones estables que puedan utilizarse en la piel.