Ampollas

¿Qué son las ampollas?

Las ampollas cosméticas se utilizan desde hace años para almacenar los principios activos que se utilizan en diferentes tratamientos estéticos.

Se trata de un recipiente de vidrio que contiene una dosis de producto, bien sea para uso tópico, inyectable, electroporación u otros. Según las necesidades del cliente, se puede fabricar con diferentes cantidades, formas o aberturas. 

Se pueden también serigrafiar a una tinta para introducir el nombre del producto, descripción, incis y marca. El vidrio puede ser transparente o topacio. Este último se emplea para preservar y conservar el producto de la luz solar.

Para qué sirven las ampollas

La ventaja de las ampollas frente a otro tipo de aplicación como por ejemplo los sérum, es que permite utilizar únicamente el producto que realmente se necesita

Ofrece un sistema seguro y cómodo para guardar y transportar el producto, y permite introducir fórmulas concentradas con gran poder de penetración, en función del activo.

Por otro lado, son un recurso abierto a cualquier persona, tanto profesionales como usuarios. Algunas se venden en farmacias e incluso supermercados, así que se ha convertido en poco tiempo en una opción para conseguir una piel hidratada en cualquier momento y lugar.

Habitualmente contienen proteoglicanos, vitamina C y factores de crecimiento. Estos activos poseen propiedades antioxidantes, activan la producción de colágeno, combaten los radicales libres e hidratan.

Cómo aplicar las ampollas cosméticas

Su aplicación es muy sencilla, pero se recomienda hacerlo sobre una piel limpia y seca. A continuación, es importante aplicar un tónico para equilibrar el pH de la piel.

Luego, dependiendo del tipo de activo y el objetivo del tratamiento, se debe aplicar media ampolla en la zona deseada con un suave masaje, hasta que el producto haya sido absorbido.

Normalmente, incluyen concentrados de antioxidantes, hidratantes y renovadores de la piel.

Cada ampolla tiene producto como para ser utilizado dos veces, por ejemplo por la mañana y por la noche. Suelen incluir un pequeño tapón para evitar derrames. 

En cualquier caso, es recomendable consultar con profesionales antes de adquirir y de usar las ampollas, ya que cada piel tiene un tipo de necesidad diferente.

Ampollas de “efecto flash”

Se denomina así a las ampollas que se aplican antes del maquillaje. Suelen utilizarse como método rápido de conseguir un efecto lifting, ya que contienen propiedades tensoras.

No son ampollas para utilizar todos los días y tampoco sustituyen a los tratamientos habituales.