Alopecia

¿Qué es la alopecia?

Es la pérdida anormal del cabello. Aunque es más común en el cuero cabelludo, pueden verse también afectadas la barba, las pestañas, axilas y la zona genital.

Se puede clasificar en dos grupos:

  • Alopecias cicatriciales, con destrucción del folículo piloso e irreversibles.
  • y las formas no cicatriciales, que sí son reversibles.

Aunque también existen múltiples causas como una dieta carente de nutrientes esenciales, problemas de tiroides, déficit de hierro, infecciones, estrés, anemia, exceso de cosméticos, tintes, etc. Los tratamientos como la quimioterapia o las radiaciones también son causantes de la alopecia.

Tipos de alopecia

La más frecuente es la androgénica y los factores que afectan son genético y hormonal. Existe un gen hereditario responsable, pero todavía no se ha descubierto. Estos afectan al folículo, debilitándolo hasta producir atrofia y fibrosis. 

Alopecia androgénica

También conocida como calvicie común. Afecta principalmente a los hombres, aunque también se ven afectadas en pequeña parte las mujeres.

En los hombres, el pelo se pierde principalmente en las zonas frontal y parietal (conocido como entradas). Después va afectando a la región del vértex o coronilla.

En las mujeres la pérdida es difusa, pero se mantiene la línea de implantación anterior (entradas).

Alopecia areata

El pelo cae como en trozos redondos por toda la cabeza. El pelo puede volver a salir porque los folículos pilosos no quedan destruidos, pero con el tiempo puede volver a caer.

Alopecia traumática

Es la pérdida causada por traumatismos físicos, presión o tricotilomanía (trastorno de control impulsivo de arrancarlo).

Alopecia difusa

Es la pérdida intensa, pero reversible y no localizada del cuero cabelludo. Suele producirse después de un estado traumático para el cuerpo como el parto, enfermedades graves, procesos febriles, estrés o pérdidas importantes de peso.

Cicatriciales

La reparación es irreversible porque existe un daño, malformación o ruptura total de la estructura folicular. Viene determinado por una infección, agentes físico químicos, tumorales o por dermatosis.

Cómo diagnosticar la alopecia

Aunque cada caso es diferente, se deberá estudiar el historial clínico del/ la paciente y también habrá que realizar una analítica para detectar alguna alteración para poder determinar con exactitud la causa de la caída.

Cuando se detecte el origen de la alopecia, se aplicará el tratamiento correspondiente.

Para la alopecia androgénica suelen emplearse dos medicamentos, el minoxidil que se aplica sobre el cuero cabelludo y el finasteride que bloquea la producción de andrógenos y se toma vía oral. En la alopecia androgénica femenina suele emplearse el acetato de ciproterona.

En el caso de un déficit de nutrientes, se recomiendan suplementos a base de aminoácidos azufrados, minerales y vitaminas. 

En la alopecia areata son prescritos los corticoides (tópicos o infiltrados) y la inmunoterapia con la aplicación de difenciprona (sensibilizador tópico).

Mesolux y manípulo capilar

Con la electroporación transdérmica de Mesolux se puede introducir el Minoxidil hasta las capas más profundas del cuero cabelludo, potenciando al máximo la efectividad del producto en comparación al uso tópico.

Los pulsos de alto voltaje abren la membrana celular y permite la total entrada del Minoxidil en los folículos de forma indolora.