Adrenoreceptores

¿Qué son los adrenoreceptores?

Los adrenoreceptores son receptores orgánicos que se acoplan a las catecolaminas. Trabajan en diferentes funciones del sistema nervioso simpático.

Estos receptores podemos encontrarlos en muchas células, en cualquier parte del cuerpo humano. Al entrar en contacto con las catecolaminas se produce la estimulación del sistema nervioso.

Existen dos tipos de receptores adrenérgicos en el organismo, cada uno de los cuales está formado por subtipos.

  • Receptores alfa-adrenérgicos: subdivididos en alfa 1 y alfa 2
  • Receptores beta-adrenérgicos: subdivididos en beta 1, beta 2 y beta 3

Cómo funcionan los adrenoreceptores

Estos receptores se ponen en funcionamiento cuando son activados a través de las catecolaminas, que con la adrenalina, la dopamina, el cortisol, la noradrenalina y la epinefrina. 

¿Cómo influyen en la acumulación de grasa?

Los receptores adrenérgicos ubicados en los adipocitos, pueden ser de varios tipos, pero los principales son los beta-2 y alfa-2

En un adipocito estándar, tendríamos una cantidad igual de receptores alfa 2 y beta 2. Sin embargo, hay adipocitos con más receptores de un tipo que de otro, haciendo secuencial la pérdida de grasa.

Cuando las catecolaminas se unen al receptor beta-2, activan la lipólisis. Cuando se activan los receptores beta-2, se produce la descomposición de los triglicéridos almacenados en las células grasas.

De esta forma, se libera la molécula de glicerol, los ácidos grasos son liberados al torrente sanguíneo, estos se utilizan como fuente de energía y aumenta la oxidación de las grasas.

Mientras que, cuando se unen a los receptores alfa-2, activan la lipogénesis.

Las zonas del cuerpo donde más grasa acumulamos, son aquellas donde hay mayor concentración de receptores alfa-2. Por ello es tan difícil eliminar esa grasa, aunque es posible con déficit calórico, ejercicio de alta intensidad y el uso de sustancias que activan la lipólisis orgánica.